Una nueva Constitución para una nueva sociedad.

Actualizado: 11 de ago de 2020

Por Paola Font La actual pandemia que ha sido la brisa que desempolvó y dejó a la luz, con toda claridad, las consecuencias brutales de la implementación del modelo neoliberal, de qué manera ha arrasado con el planeta, el medio ambiente, la vida, nuestra tierra. Esto se evidencia en el mundo entero y en particular en Chile, donde dicho modelo ha tenido un carácter más radical, más extremo que en otras latitudes. Por Pao F. Frente cacerola


La pandemia, en Chile, ha mostrado la precariedad del sistema de salud pública, las brechas existentes entre la educación particular pagada y la educación subvencionada y municipal, la ineficiencia en la que a políticas de vivienda se refiere, falta de agua, y como los servicios básicos, esenciales para la vida de los ciudadanos no están garantizados para toda la población.

La necesidad de la clase empresarial, del poder económico, de acumular de manera patológica, se visualiza en ejemplos tan ruines cómo el de Cencosud y Latam en el que sus accionistas reparten utilidades mientras desvinculan a sus trabajadores o, el retiro de utilidades de AFP Capital y Habitat de $46 mil millones, utilidades que dichos sea de paso han logrado especulando con el ahorro de los trabajadores, o, la negativa de grupos económicos de implementar un impuesto a los super ricos. Ejemplos hay por miles.