Un día 9 de abril, yo estaba con Oscar Fuentes..

Por Rodolfo Aravena, Ingeniero. Ex Alumno Usach-Ute Miembro Frente Cacerola Relato en primera persona de quién vivió aquél día que quedó grabado en la memoria por siempre en toda una generación de jóvenes ochenteros. 35 años después, la misma policía que mutila y asesina a otros jóvenes, la misma que asesinó a Camilo, que dejó ciego a Gustavo y a Fabiola, la misma que sigue al amparo de la impunidad que le brindan los poderosos.

"Ese día 9 de Abril, era importante para mi. A nivel de organización, estaba planificado como un inicio de movilización coordinada de organizaciones estudiantiles de la zona. No teníamos comunicación con los secundarios y en general, en la Universidad, no pescábamos a los "cabros chicos". Pero , sabíamos que estos cabros chicos, eran altamente organizados, que había focos en algunos liceos y en otros no pasaba mucho, así que el lograr levantar una coordinación , era importante. Podía ser el inicio de algo grande en el territorio. La lucha contra la brutal dictadura se daba en todos los frentes y como siempre, los estudiantes éramos protagonistas.


Yo había estado tratando de organizar lo menor posible esa actividad de agitación y propaganda para el 9 de abril, pero tenia mis suspicacias, respecto a la masividad y que resultara bien la cosa. La brutalidad de la represión era distinta a la de ahora, con cientos de agentes asesinos por las calles defendiendo la dictadura, el miedo era el pan de cada día. Eran tiempos de secuestros y cárceles clandestinas y aún seguían habiendo "detenidos desaparecidos". Hacía pocos días había ocurrido el degollamiento de los Compañeros Parada, Guerrero, Nattino.

Con todo, le puse empeño para que resultara. Habíamos impreso unos 10 mil panfletos, y la idea era juntarnos con los chiquillos del liceo Amunategui a la salida de clases que era a las 13:00 hrs. , luego en la Usach. Quedamos de juntarnos a las 12:30 hrs y salir en caravana para el colegio.


Nos juntamos en la EAO unos 20 compas. Dimos el vamos al viaje al Liceo. En el camino se fueron incorporando más compañeros. La caminata fue larga, no era tan cerca. Yo no conocía muy bien esos barrios, pues no acostumbraba a andar por allí. En el camino, fue juntándose más gente aún, había algunos grupos que estaban esperando en el camino. Me reía de lo clandesta que eran algunos...... La cosa es que juntamos un piquete de unas 80 personas cuando estábamos llegando. La cosa era simple, una actividad de propaganda, de agitación rápida, para incentivar la organización. Nada extraño, todo tranquilo. Mi idea era estar unos 20 minutos y sería. Por mi lado, al menos, ni habíamos pensado siquiera en cortar calle.


Recuerdo que para variar, andaba cansado. Llevaba un bolso grande que estaba pesado por los panfletos. Un poco antes de llegar al Liceo, empecé a repartir paquetes de panfletos , dando instrucción que los lanzaran solo en el liceo, para que no se desperdiciaran y no nos delataran antes, pues nunca faltaban los sapos, que andaban por todos lados. Y no estaba de mas, porque ya conocía a varios, que despilfarraban "los recursos".


Llegamos al frontis del liceo faltando unos 2 o 3 minutos para la 1. Al minuto, sonó un timbre y de repente empezó a salir el choclón de chiquillos. Apenas comenzó a salir el grupo, comenzamos a aplaudir y gritar consignas. "Y va a caer....", "el pueblo unido....", salieron panfletos al aire...... me acuerdo al cara de sorpresa y alegría de los escolares. Me dio satisfacción eso. Se comenzó a sumar chiquillería. La cosa perfilaba bien y había ambiente.

De pronto unos gritos, forcejeo. Más gritos, nos miramos la cara con varios cabros chicos, No sabíamos que pasaba, habían llegado agentes de civil a reprimir. De pronto un muchacho nuestro, de la Usach, salió corriendo. Lo vi de espalda. Era el Oscar. Reconocí su pelo y porque además usaba ropa normal, no uniforme escolar. Un tipo lo persiguió y le apuntó con una pistola.

Recuerdo 2 o 3 tiros. Todavía suenan en mi cabeza...




Eso generó pavor en la masa de gente. Todos salieron asustados corriendo. Nadie estaba preparado para eso…... Los escolares, instintivamente se metieron al Liceo. Los demás, salimos para distintos puntos. Alguien gritó, mientras corríamos "LO MATARON, LO MATARON !!!", Yo no dudé y sabia que era cierto. Habían matado a un compañero. Mientras corría a todo lo que daba, por la calle Esperanza, lloraba. Corrí muy fuerte. No se como lo pude hacer…….. Es difícil correr llorando. No se ve el camino. No se como me dieron las piernas.


Llegué a la Alameda corriendo. Paré exhausto. Lloré y di un gran grito, un aullido de rabia......había mucha gente en la Alameda. siempre había mucha gente allí. La gente a mi alrededor me miró como si fuera un loco. De ahí caminé hacia la universidad, a paso lento, cabizbajo, llorando, pero ya sin prisa. Tenia adentro muchos sentimientos y sensaciones: rabia, miedo, ira, culpabilidad por organizar una actividad tan nefasta....... Llegue a la EAO, callado. Había varios compañeros que habían llegado allí. Nadie hablaba. Todos sabíamos que había Oscar muerto. Había unas compañeras llorando allí, desconsoladas. Alguien preguntó por la Marcela, la polola de Oscar.

En los años sucesivos, soñaba muchas veces con Oscar. Lo veía cayendo herido.

Desde ese día, perdí el miedo a la Dictadura. Mi rabia, era mucho más fuerte.

148 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo