• Frente Cacerola

Testimonio

Actualizado: 15 de oct de 2020

Seudónimo: Marly


Mi hermana y yo fuimos criadas en un régimen absolutamente patriarcal y machista, por lo que era inadmisible que a la edad de 10 años tuvieras la osadía de levantarle la voz a tus padres, o expresar tu parecer acerca de alguna regla autoritaria. Fue en esa edad en que viví el golpe, en casa mi papá era el proveedor, mi mamá, trabajaba en casa cuidándonos y manteniendo la misma, mi papá ponía las reglas, los horarios y todas sumisas acatábamos. De pronto mi papá desapareció unos días de casa pues debían hacer guardia en la empresa donde trabajaba para cuidarla, entonces quedamos al entero cuidado de mi mamá, quien apoyaba todo lo que el general hacía y decía, porque había que poner orden en este país (yo pensaba quiere que todo sea igual que en su casa).


De pronto comenzaron a escasear los víveres y el dinero en la casa, cuestión que nunca antes vivimos, comenzamos a tener hambre, porque no había qué echarle a la olla, cuando se compraba pan se daba medido para que durara varios días, muchas fueron las noches en que me dormí llorando de hambre. Un día, ya un poco más grande, estaba harta de esta sensación de miedo permanente y hambre, discutí con mi mamá y sin ningún miedo (porque antes las insolencias se pagaban con una bofetada o con un palo donde cayera) le grito a mi madre, “GRACIAS A SU GENERAL ESTAMOS MUERTOS DE HAMBRE, NUNCA ANTES HABÍA FALTADO LA COMIDA EN ESTA CASA”, mi mamá se cayó sentada en la silla llorando y en shock, primero porque me atreví a gritarle, segundo porque expresé mi opinión a gritos y sin miedo y tercero, porque creo que a partir de ese minuto mi mamá cambió su pensamiento y nunca más volví a escucharla que daba su apoyo al general.


Hago público este relato porque siento que de alguna forma marcó mi existencia, desde chica entendí que lo que pasaba no era bueno para nadie, nunca serán buenas las ideas impuestas, el autoritarismo, el obligarte a hacer o no hacer, el impedirte ser. Siento que desde ese día mi mamá comenzó a verme de otra forma, como una persona capaz de expresarse sin miedo y con convencimiento.


De esto también aprendí que cuando nos dejamos avasallar y aguantamos callados por mucho tiempo, en algún momento nos cansamos y estallamos y sale a la luz todo nuestro malestar y nuestro dolor, que es lo que comenzamos a vivir aquel inolvidable 18 de octubre.

Cabe mencionar que mi madre NUNCA MÁS volvió a mencionar su apoyo al general y aún ahora reclama abiertamente en redes sociales en contra del abuso de poder y todo lo que pasa a diario en nuestro querido Chile.


14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

A cien metros del sillón presidencial

Seudónimo: Domingo Era enero de 1974, trabajaba instalando máquinas de aire acondicionado para SINDELEN que estaba en calle Amunátegui. A la una y media partíamos a almorzar al mercado entre las calle

¡Malditos!

Seudónimo: Leo Bajaba por calle Los Suspiros, rumbo a mi trabajo, en el polvorín de Renca; nervioso, mirando de reojo para ambos lados, me escabullía como escapando de algo, tenía miedo. Era una mañan

La lechería

Seudónimo: Eliecer de Tinta Era Agosto de 1969 en la hacienda Rupanco, 4 de la mañana, mi papá gritaba "Carlitos al campo a trabajar, cabro". La verdad tenía mucho sueño, todo chico de 16 años a esa e

Nosotros 

Somos una generación con sueños truncados, participamos activamente del Movimiento Estudiantil de los 80" para derrocar la Dictadura. Pero somos una generación con esperanza que un mundo mejor es posible, para nuestros hijos, para todo un pueblo luchador y solidario que merece una vida digna.

Creamos este espacio concreto donde aportar. Somos Frente Cacerola, en homenaje a los millones de chilenos que salieron a la calle a golpear una cacerola exigiendo una vida digna.

Esperamos que se sumen desde todo Chile aquellos que tenemos una historia que contar.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

© 2023 cacerolos
Producido por  Ghandi Inc.

Contáctanos