• Frente Cacerola

Tengo la misma edad que tendría hoy Rafael Vergara Toledo

Me acuerdo de ese viernes 29 de marzo de 1985, el repicar del diario de cooperativa nos llevó a Valdivia la desgarradora noticia del asesinato de Eduardo y Rafael, mordimos nuestra rabia, tragamos lágrimas y salimos a arrebatarle su muerte a los asesinos, ¡Rafael y Eduardo Viven! Por Patricio Soto


Tengo la misma edad que tendría hoy Rafael Vergara Toledo, también tuve la misma militancia. Me acuerdo de ese viernes 29 de marzo de 1985, el repicar del diario de cooperativa nos llevó a Valdivia la desgarradora noticia del asesinato de Eduardo y Rafael, mordimos nuestra rabia, tragamos lágrimas y salimos a arrebatarle su muerte a los asesinos, ¡Rafael y Eduardo Viven! pintamos en la paredes húmedas del sur. Me acosté y no podía conciliar el sueño pensando en una madre y un padre que pierden el mismo día a 2 de sus hijos, nada sabía yo de ellos, si habían más hermanos o hermanas, si el padre y la madre existían y cuáles serían sus nombres, pero lo mío era el dolor que queda después de la muerte. Mi desvelo era por Rafael y Eduardo, pero quizás sobre todo era por Luisa y Manuel, su Madre y Padre, en ese momento sin rostro para mí.

Tres años y siete meses después, nos llega la noticia, ya no por el diario de cooperativa, sino por un compañero, de la Muerte de Pablo Vergara Toledo y Araceli Romo. El 5 de noviembre de 1988 mueren en una acción de sabotaje en la ciudad de Temuco. El mayor de los Vergara Toledo, el que los llevó a la vida militante, el que sobrevivió la muerte de sus hermanos con la culpa de no haber sido él, caía en el cerro mariposa junto a Araceli. Y otra su madre y padre ocupan mi evocación, ahora con rostro y nombre, se unen a ellos su hermana Ana Luisa, ¿cómo se sobrevive a tanto dolor?.



Pero nuestro rol era otro, continuar esa lucha, que ninguna muerte sea en vano. Las consignas nos ayudaron a seguir, aun cuando entre 1985 y 1988 el Chile de la dictadura avanzó hacia la salida transada que se terminó dando y el partido de los Hermanos Vergara Toledo, de Araceli Romo, Mauricio Magnet, Jecar Neghme y tantos y tantas, sufría las consecuencias del exterminio.

Para el común de los chilenos y chilenas el 29 de marzo se transformó en un día en que la jornada laboral se termina más temprano, hasta los dirigentes de sindicatos intermedian para acortar la jornada laboral porque “habrán problemas de locomoción”, pero poco o nada saben de la biografía de los jóvenes que da origen al día del joven combatiente. Hasta la democracia empobrecida de la transición se explica por estas luchas de jóvenes que inyectaron rebeldía y organización, que fueron corriendo a la dictadura al rincón donde otros esperaban para negociar, para tomar las banderas que nunca les pertenecieron, arreglárselas para irlas ocultando y reemplazarlas por las desteñidas que representan los sueños transados. Hasta ahora, solo hasta ahora, porque la sociedad que crearon fue con el permiso de edificación de los mismos de siempre y el 18 de octubre apareció Eduardo y Rafael, Eduardo y Araceli, para patearles el permiso y decirles que la rebeldía no se había diluido en una sociedad en que todo es mercancía, estaba ahí, al aguaite, esperando transformarse en primera línea, en plaza de la dignidad, en marcha, en caceroleo, en solidaridad, en comunidad.

Luisa y Manuel, ninguna lucha que está por venir evitará las lágrimas que les quedan, pero en todas ellas están vuestros hijos, más grandes lindos y nuestros que nunca.

Patricio Soto Caramori

Frente Cacerola

Santiago, 28 de marzo de 2020

899 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Nosotros 

Somos una generación con sueños truncados, participamos activamente del Movimiento Estudiantil de los 80" para derrocar la Dictadura. Pero somos una generación con esperanza que un mundo mejor es posible, para nuestros hijos, para todo un pueblo luchador y solidario que merece una vida digna.

Creamos este espacio concreto donde aportar. Somos Frente Cacerola, en homenaje a los millones de chilenos que salieron a la calle a golpear una cacerola exigiendo una vida digna.

Esperamos que se sumen desde todo Chile aquellos que tenemos una historia que contar.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

© 2023 cacerolos
Producido por  Ghandi Inc.

Contáctanos