REFLEXIONES DE UN MINERO ÁCRATA, PARA EL GLORIOSO FRENTE CACEROLA.

Estimados Amigos Cacerolxs, quiero expresarles mi visión y reflexión acerca de la minería y otras ideas afines que se mezclan en mi cabeza. Como hablaré de mi visión particular, expresaré mis ideas en primera persona, cosa que me complica pues durante años y años todos los informes que me ha tocado escribir son en “tercera persona”.

por Mijaíl Troyko. Agosto del 2020


1.- La Minería y El Medio Ambiente - Generalidades

Desde un punto de vista bien personal como profesional de la minería (Geólogo) y tratando de ser lo más técnico y científico posible, “Per se”, no me manifiesto en contra de las actividades industriales y productivas.En mi opinión (pueden no estar en acuerdo conmigo) muchas veces he visto que en las corrientes del pensamiento ambientalista hay mucha religiosidad y poca agudeza científica. No obstante, creo firmemente que la generación de riquezas bajo cualquier sistema económico, no puede ser a cualquier costo y debe estar en consonancia con el bienestar del ser humano y el medio ambiente (naturaleza, flora, fauna, comunidades, etc.)

Un axioma ineludible de la actividad minera, es que no tenemos la posibilidad de elegir donde se posiciona un yacimiento de materias primas. En el caso de Chile el emplazamiento de un gran número de Mega Sistemas Mineralizados ocurre en sectores cordilleranos o pre_cordilleranos, donde por acción de la evolución y la naturaleza se han desarrollado ecosistemas de particular biodiversidad y algunos además cuentan con el desarrollo de glaciares cordilleranos. En consecuencia, esta realidad concreta nos plantea un enorme desafío; “si como sociedad, decidimos desarrollar estos recursos en beneficio del colectivo y del país, necesariamente habrá impactos en el entorno”, a la fecha no conozco actividad productiva ni del ser humano que tenga “cero” impacto ambiental, incluso áreas como Turismo Green, generan impactos y externalidades negativas que han debido ser reguladas. El ejemplo más elemental es el impacto que genera una ciudad y sus habitantes en su entorno inmediato, consumiendo zonas cultivables, pasándolas a zonas urbanas con la consecuente generación de toneladas de residuos domésticos, industriales peligrosos y no peligrosos, que deben ser dispuestos en algún lugar convirtiéndose en un eterno problema a resolver y un impacto inevitable, por mucho que se pretenda minimizar.

Frente a este escenario, el reciclaje, la optimización de procesos, así como la introducción de tecnologías limpias en los procesos industriales asociados a la minería, es la única vía que yo veo posible para poder generar riquezas en una sociedad que pretenda estar en equilibrio con el medio ambiente y perpetuarse como especie sin caer en una extinción masiva. A esto se le debe adicionar una plataforma jurídica potente, donde la comunidad democráticamente regule los procesos productivos en beneficio del colectivo y el medio ambiente, de lo contrario la dinámica del mercado donde el lucro a destajo y la codicia están por sobre cualquier otro valor, nos llevara al despeñadero.

Uno de los paradigmas del capital plantea que el único mecanismo posible para lograr el desarrollo, es que la economía debe crecer infinitamente para satisfacer las necesidades de una población creciente, sin embargo, nuestros recursos naturales son finitos y limitados, este paradigma instalado, es una olla a presión que en algún momento va a reventar.

Si bien muchas veces no comparto las tesis de mis amigos ambientalistas, creo que la articulación de muchos colectivos que se han organizado para dar batallas ambientales, han sido gravitantes en los últimos decenios. Estas luchas y la visibilización de los impactos ambientales que generan los diferentes sectores industriales han gatillado un lento cambio en la plataforma jurídica ambiental. Este cambio a su vez ha generado que los sectores industriales incorporen lentamente y a regañadientes los aspectos ambientales como elemento determinante dentro de su visión y misión de negocio. El mercado y la clase empresarial por si solos, nunca habrían incorporado esta variable en su visión o línea de negocio, de no existir una sociedad organizada y una comunidad científica que haya levantado esta bandera de lucha.


2.- La Minería, La tecnología y el Medioambiente

Muchas veces cuando me he topado con amigos de antaño y les cuento que trabajo en una faena minera, inmediatamente me vinculan con “Sub Terra” la obra de “Baldomero Lillo”, y se imaginan que aún la minería a escala industrial (no la pequeña minería), trabaja con palas y picotas, con mineros todos tiznados de negro como en las icónicas imágenes de los mineros del carbón. Pero la situación real y la tendencia futura es diametralmente diferente, la minería a gran escala está altamente tecnologizada. Es habitual que en la faenas de la gran minería se usen camiones de alto tonelaje con enormes innovaciones tecnológicas, todas las flotas se monitorean con GPS en tiempo real, así como se controlan de manera instantánea cientos de indicadores de producción proveniente de los miles de sensores localizados en toda la línea de producción, los procesos son monitoreados en paneles sacados de la película de la guerra de las galaxias, incluso algunas operaciones se realizan con maquinaria que opera de manera remota. Es decir, un operador con cámaras y un joystick localizado en un centro de comando, opera un verdadero robot que está posicionado en una frente de producción a varios kilómetros de distancia.

Figura 1: Tres imágenes de procesos de automatización en la gran minería, dos de ellas corresponden a la mina el teniente (el rucio de la foto 1 -1 es canadiense los otros son chilensis).


Sin embrago a medida que se ha ido incorporando la tecnología, la realización de estas tareas requieren personal altamente calificado; ustedes comprenderán que “La Alta Gerencia” de una faena minera no le entregaría a cualquier obrero, la responsabilidad de manejar una maquinaria que tiene un valor de mercado cercano al millón de dólares. Es innegable que este escenario contrasta con la pequeña y mediana minería, que muchas veces es muy precaria y con muy poca seguridad. Pero no hay que olvidar que la gran producción de país proviene de los mega yacimientos, como Chuquicamata, Escondida Collahuasi, Los Bronces, El teniente, Pelambre, Spence, El Abra, etc. Adicionalmente existe un gran número de yacimientos de mediana producción que si bien no entran en la clasificación de Clase Mundial (o World Class), también presentan líneas de producción altamente tecnologizadas y automatizadas (Mantos verdes, El Soldado, Candelaria esta última perteneciente a Lundin Mining, etc.).

Si bien se invierte mucho capital en tecnología con el objetivo de maximizar producción y bajar costos, muchas veces en lo medular del proceso productivo, la sustitución tecnológica de un Mega Yacimiento toma décadas, debido a lo colosal de su inversión. Es decir, lentamente se han ido aplicando tecnologías más amigables con el medio ambiente, que a su vez han rentabilizado al capital, pues optimiza los procesos y lleva la producción a escalas colosales.

No hay que desconocer que la minería de los 60 - 70 - 80 y hasta los 90 era un desastre ambiental, las playas de Chañaral son un excelente ejemplo de esto, donde el proceso de producción de los yacimientos de “Mina Vieja “ y “El Salvador” pertenecientes inicialmente a “Andes Copper Mining Company” filial de “Anaconda Copper Company” y que posteriormente fuese nacionalizado por Allende el año 1971, generó un impacto grotesco, debido al vertido de fluidos contaminados a los drenajes naturales, fluidos que finalmente fueron a parar a las hermosas playas de Chañaral, dejando en sus arenas una exquisita y tóxica tonalidad verde azulosa, asociada a los óxidos y sulfuros de cobre que se acumularon por décadas.

Figura 2: Chañaral, Impacto dela actividad minera en el entorno. Enormes cantidades de recurso se han debido invertir para limpiar y recuperar las playas de Chañaral.


Probablemente al igual que muchos Cacerolos, yo sueño con un modelo de desarrollo económico sustentable, donde se ponga en el centro al ser humano y sus necesidades, donde las estrategias de largo plazo emanadas del estado (no del mercado) estén dirigidas a satisfacer el bien común de todos los actores de la sociedad, soportados en valores altruistas como la solidaridad y el humanismo; es decir, un modelo totalmente antagónico al tambaleante neoliberalismo.

3.- El Modelo De Negocio Minero Instalado En Chile:

Como todos sabemos el modelo de negocios en el rubro de la minería, se soporta en generación de oportunidades atractivas para el capital privado, mayormente capitales transnacionales. La larga la lista de compañías extranjeras que operan en Chile es el resultado de la aplicación de esta estrategia en las ultimas 4 décadas (Newmont-GoldCorp, Newcrest Mining, BHP Billiton, Barrick Gold, Yamana Gold, Rio Tinto, Anglo American, First Quantum, Austral Gold, Lundin Mining, Goldfield por nombrar las más famosas) sin embargo también ha permitido el desarrollo de capitales locales tales como AMSA (Grupo Luksic), Can Can, SQM, que dado su enorme crecimiento y acumulación de capital se han transnacionalizado y hoy invierten en otros países de Latinoamérica. Este negocio es tan colosal que incluso empresas transnacionales de distintos rubros que otorgan servicio a la minería se han posicionado en chile.

Relevante ha sido la denominada “estabilidad jurídica” que ha existido en las últimas 4 décadas (lo que incluye obviamente todos los gobiernos de la Concertación y Nueva Mayoría), donde básicamente los incentivos tributarios y la asegurada rentabilización del capital se han mantenido inalterados, gravitante ha sido la depreciación acelerada, recuperación de IVA, compra de deudas, fragmentación corporativa a través de múltiples filiales. Básicamente las reglas del juego no se han modificado en lo sustancial y en general han evolucionado para hacer más atractivo a Chile para los capitales privados y extranjeros.

3.1.- Respecto De La Propiedad Minera Y El Agua

Estos capitales pueden optar a la concesión de la propiedad minera y de esta manera al usufructo de todos los componentes metálicos y no metálicos que ésta contenga, adicionalmente puede hacerse dueña de derechos de agua, recurso vital para la línea productiva “sin agua no hay minería”. Yo soy de los que veo que dada la presión social, la articulación y empoderamiento de las comunidades indígenas, la lucha de los sectores ambientalistas, sumados a la gran sequía que azota al país, han obligado a las operaciones mineras ha optimizar el uso de este recurso, incorporando nuevas tecnologías, lo que les permite recircular el agua una y otra vez, incluso se reutilizan las aguas domésticas tratadas derivadas de las instalaciones mineras, incorporándolas al proceso productivo. Sin embargo, esto no es suficiente ya que en las pasadas décadas se hizo uso indiscriminado de acuíferos con y sin recarga, salmuera contenida en los salares, ríos y afluentes. Como último elemento de esta radiografía, la escasez de agua, la lucha social y ambiental y el cierre de las cuencas hidrográficas, ha empujado a estas faenas a invertir en la generación de carreteras hidráulicas, desalinizando agua de mar y bombeando hacia las faenas por cientos de Km en contra pendiente, un ejemplo de esto es Minera Escondida.

Pero el daño ya está hecho, un ejemplo de ello es el recurso hídrico contenido en el salar de Punta Negra que fue explotado hasta su agotamiento, así como los acuíferos de Monturaqui impactando en bofedales y biodiversidad. Situación similar se observa en la alta cordillera de la III región, donde varios proyectos mineros han impactado fuertemente en las cuencas hidrográficas. En mi visión geológica, creo que es altamente probable que estos sistemas se recuperen, pero no sé a qué escala de tiempo y esta duda no es menor.

Un dato digno de mencionar es que Minera Escondida contravino los compromisos de su autorización ambiental, en cuanto al consumo de agua, sobreexplotando este recurso en pro de maximizar la producción, enfrentándose a un proceso sancionatorio que demoro alrededor de 15 años en ser resuelto y que podrá generar multas muy por debajo de lo rentabilizado.

Frente a esta situación resulta necesario plantear lo siguiente:

¿Serán capaces estas compañías de ralentizar su producción, dejando de lado la insaciable necesidad de rentabilizar cada vez más y más, y de esta manera estar en equilibrio con los compromisos ambientales adquiridos?

¿Será que las multas (que pueden ir de 1 a 1000 UTA) por cada falta grave que se cometa en temas ambientales puedan ser muy bajas?, en comparación con la rentabilidad que genera ampliar la producción y el consecuente sobreconsumo de agua.

¿Estarán dispuestas las compañías mineras a incorporar la variable ambiental como otro ítem en los costos de producción??

Para poner en perspectiva:

para Minera Escondida la rentabilidad es tan grande, que invirtió 3.430 MUS$ en la construcción de esta carreta hidráulica.

En cuanto a los impactos ambientales generados, Escondida es solo un ejemplo entre muchos otros, donde la estatal CODELCO también tiene su cuota de participación.

Dado que muchas cuencas se encuentran cerradas y tal como mencioné anteriormente, “sin agua no hay minería”, el futuro de muchos proyectos en chile está en la desalinización y bombeo de agua hacia las faenas, pero esto no será fácil ya que es más barato echar mano a los acuíferos cercanos a los yacimientos.

3.2.-El Royalty En La Minera

Otra variable del modelo de negocio que me gustaría compartir con ustedes, es la existencia de royalty entre privados (o como se conoce en el ambiente: “NSR” Net Smelter Return), este es un elemento aceptado que no se cuestiona bajo ningún término y forma parte de cualquier negocio minero en Chile y en él mundo. Si yo soy dueño de una pertenencia minera, puedo hacer negocios con una compañía interesada, ya sea vendiéndola o a través de una participación porcentual, pero siempre se aplica un NSR respecto de la posible explotación futura. Este NSR normalmente fluctúa entre un 1,5 a 3% de la explotación de todo los comodities que contenga la pertenencia. Sin embargo, la aplicación de un royalty por parte del estado, es casi una abominación económica, todos se escandalizan y rasgan vestiduras anunciando el fin de la minería y la emigración de los capitales.

En este punto se produce una discusión de principios, ya que los sectores más neoliberales plantean que el recurso mineral contenido en la pertenencia minera es de quien la encuentra, y no del estado.

Yo soy de la idea de que si tengo un gran terreno denominado nación y sé que hay recursos minerales contenidos en este territorio. Es voluntad de la nación entregar o no en concesión la exploración y explotación de estos recursos. Por lo que, en primera instancia y de manera ineludible, estos recursos pertenecen a la nación y por implicancia directa a su pueblo.

4.- La Mirada De Largo Plazo Respecto De La Explotación De Materias Primas:

Generalmente y sobre todo cuando los precios de los comodities están al alza (como es el caso actual, bajo este periodo de pandemia), existe una explotación irracional de los recursos. La necesidad de otorgar valor a mas no poder, tanto en la maximización de producción, reducción de costos y valoración accionaria, genera un extractivismo cortoplacista invasivo que no contempla el largo plazo.

Cuando se producen las alzas de precios en los comodities, se gatilla una sobrepresión por acelerar y maximizar la producción, para rentabilizar más en el corto plazo y obtener aumento en el flujo de caja o Cash Flow, pero para lograr esto se sacrifica el largo plazo. Esto se pudo observar con claridad durante el proceso que se le llamó el Súper Ciclo de Los comodities (durante los años 2011- 2013).

Quisiera destacar que actualmente (primer y segundo cuarto del 2020) debido a la pandemia, inestabilidad de las bolsas y probablemente las tensiones comerciales generadas por la guerra comercial entre EEUU (Trump) y CHINA, se observa una tendencia alcista de los precios de corto plazo. Para más referencia ver los gráficos adjuntos.

Figura 3: (a) Precio del cobre, se observa estable en los últimos 4 años, oscilando entre los 2,2 a 3.2 US$ por Libra. (b) Evolución del precio el último semestre, acercándose al límite de las 3US$ x Libra. Se observa tendencia alcista pero leve a partir de marzo.



Figura 4: (a) Precio de la plata supera los US$40 Oz en el super ciclo (2011-213); (b) durante el periodo 2020, se observa muy por debajo de los valores alcanzados durante el super_ciclo pero con un alza sostenida desde Marzo.