MI corazón mamá, mi corazón, llevan los colores del Aplicación...

Yo tenía apenas 16 años y volvía de vacaciones de invierno. Era 1983.

Afuera del liceo estaban los padres de Rafael Vergara Toledo –Luisa Toledo y Manuel Vergara–, alumno del tercer año I, quien había sido expulsado por razones ideológicas por el rector Hipólito González, designado por la dictadura. Por Roberto Gómez

Ese mismo año, un grupo de aplicacionistas había creado el MAD, Movimiento Aplicacionista por la Democracia (o Democrático), para hacer frente al régimen de Pinochet. Las Juventudes Comunistas tenían el monopolio de la Enseñanza Media, lideradas por sendos dirigentes; tampoco lo hacía mal el MIR ni la Izquierda Cristiana.

El Rafa era uno más entre miles. Sonrisa eterna siguiendo al Niño Luchín con un huevo en la mano a fines de año, con su buen amigo Tuto y con la rebeldía y el entusiasmo de aquellos que tienen pacto con la vida, con la libertad, con la justicia.

El Rafa era jovial y marcó vidas entre sus cercanos. El Rafa era un niño de 18 años cuando le tocó enfrentar a la muerte.

A Eduardo lo conocí en el grupo Solidaridad de Estación Central. Estudiaba Historia y había sido expulsado –también– del Pedagógico de Santiago. Miembro activo de la UNED (Unión de Estudiantes Democráticos), tenía 19 o 20 años, y la mirada de un sabio, el talante de Miguel y la valentía de pocos.

Un día de 1985, exactamente el 29 de marzo, los hermanos Vergara Toledo fueron acribillados por un grupo de carabineros en Las Rejas con 5 de Abril. Los cuerpos tenían evidencias de ensañamiento. Eduardo no se veía tan mal.

El rostro del Rafa estaba morado.

Ya no tenía la sonrisa en los labios.

Después de muchos años, me he encontrado en el Metro con Hipólito González, el que expulsó al Rafa, viejo y desgastado y le he dicho: "Haber, Don Hipólito: ¿Lo ayudo con las bolsas?".

Roberto Gómez. Frente Cacerola 28 de marzo de 2020


569 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Nosotros 

Somos una generación con sueños truncados, participamos activamente del Movimiento Estudiantil de los 80" para derrocar la Dictadura. Pero somos una generación con esperanza que un mundo mejor es posible, para nuestros hijos, para todo un pueblo luchador y solidario que merece una vida digna.

Creamos este espacio concreto donde aportar. Somos Frente Cacerola, en homenaje a los millones de chilenos que salieron a la calle a golpear una cacerola exigiendo una vida digna.

Esperamos que se sumen desde todo Chile aquellos que tenemos una historia que contar.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

© 2023 cacerolos
Producido por  Ghandi Inc.

Contáctanos