• Frente Cacerola

¡Malditos!

Seudónimo: Leo


Bajaba por calle Los Suspiros, rumbo a mi trabajo, en el polvorín de Renca; nervioso, mirando de reojo para ambos lados, me escabullía como escapando de algo, tenía miedo. Era una mañana fría, oscura; tenebrosa por los acontecimientos que estaban sucediendo ese 12 de Septiembre. Debía cruzar el viejo Puente de Palo, pasar por la plaza para llegar luego al cerro. Con recelo, al sentir disparos, analicé el lugar, buscando un escape para salir pronto de ahí. Lo primero era llegar a mi trabajo y contar los hechos que estaban aconteciendo.


Logré calmarme, mientras mi mente trabajaba afanosamente en recordar los detalles de los sucesos ocurridos durante la noche, había dormido muy poco, a sobresaltos, en momentos que el silencio era interrumpido por gritos y disparos. —¡Balaceras, en mi barrio! — La curiosidad hizo que me levantara a mirar por la ventana. Poco a poco los ruidos se hacían más intensos, voces, gritos de mujeres me llegaban, mientras entre las sombras aparecían soldados, completamente equipados, llevando en forma imperiosa algunas personas por el camino. Hombres, jóvenes empujados con el fusil de manera brutal, casi todos a medio vestir, sacados de sus hogares en forma apresurada. Era una visión fantasmal, llena de miseria y terror; hombres golpeados sin misericordia, al ser obligados a caminar casi a la rastra, seguidos de cerca por su familia que sollozando pedían a grito clemencia por ellos.

Luego de haberlos perdido de vista, me había apresurado en vestirme, deseaba ver si en el grupo iba algún conocido para tratar de ayudarlo. Luego en el trabajo hablaría con amigos militares, ellos me podrían averiguar donde se los llevaban.

2


Había pasado bastante tiempo desde que los perdí de vista; estaba llegando al puente, ahí los vi, me detuve al sentir un disparo. Luego gritos y órdenes, alguien se había escapado.

Mientras me acercaba, sentí un golpe en mi espalda. Me retorcía de dolor cuando otro golpe, un culatazo, me derribó. Un maldito soldado se burlaba, sonriendo el desgraciado, me dijo: — ¿Tú eres el estúpido que se arrancó? Vamos, mi teniente te hará unas preguntitas. Mi primer acto era tratar de que me creyera y me soltara, que no tenía nada que ver con los presos pero, cambié de parecer; me agaché rápidamente, tomé una gran piedra y le di en la cabeza, nadie se dio cuenta.


Bajé por el puente y traté de cruzar el río; mientras lo pensaba sentí un gran dolor en mi cintura, luego el seco estampido. La bala me atravesó tirándome a las aguas; nadé hacia unas rocas. Tenía que escapar inmediatamente, me buscarían.

Iba a hacerlo cuando sentí los disparos, ráfagas, alaridos; los malditos les estaban disparando a sus prisioneros. Los dejaban huir, luego le disparaban por las espaldas, era un asesinato. Impotente, casi llorando, me lancé a las aguas, trataría de llegar a ellos para darles ayuda.

—Espera, ya nada se puede hacer —, sentí una suave advertencia detrás de mí—. Escucha, yo soy el que escapó. Hui de ellos, íbamos ser asesinados. ¡Mira, los están rematando, estos malditos! Ahora ya nos conocen, en cualquier momento podrían atraparnos. Vamos, tengo un lugar donde llegar. Avisa a tu gente, despídete. La lucha seguirá por mucho tiempo… algún día espero que la terminemos, debemos pelear por la honra de nuestro presidente.


39 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

A cien metros del sillón presidencial

Seudónimo: Domingo Era enero de 1974, trabajaba instalando máquinas de aire acondicionado para SINDELEN que estaba en calle Amunátegui. A la una y media partíamos a almorzar al mercado entre las calle

La lechería

Seudónimo: Eliecer de Tinta Era Agosto de 1969 en la hacienda Rupanco, 4 de la mañana, mi papá gritaba "Carlitos al campo a trabajar, cabro". La verdad tenía mucho sueño, todo chico de 16 años a esa e

El Baúl

Seudónimo: Laura Fernández A la abuela que ya partió... Ese año para la abuela, la primavera llegó en noviembre y trajo consigo al primer presidente socialista elegido por ella y por el pueblo de Chil

Nosotros 

Somos una generación con sueños truncados, participamos activamente del Movimiento Estudiantil de los 80" para derrocar la Dictadura. Pero somos una generación con esperanza que un mundo mejor es posible, para nuestros hijos, para todo un pueblo luchador y solidario que merece una vida digna.

Creamos este espacio concreto donde aportar. Somos Frente Cacerola, en homenaje a los millones de chilenos que salieron a la calle a golpear una cacerola exigiendo una vida digna.

Esperamos que se sumen desde todo Chile aquellos que tenemos una historia que contar.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

© 2023 cacerolos
Producido por  Ghandi Inc.

Contáctanos