Las erráticas medidas del Gobierno ante el Coronavirus

A partir del 31 de diciembre, en que se notificó el primer caso de Covid-19 en la ciudad de Wuhan, China, el coronavirus se ha expandido a una velocidad alarmante a nivel mundial. En la actualidad existen más de 196.000 casos y más de 7.800 fallecidos.

En Chile, el primer caso detectado fue un 3 de marzo. Se trató de un médico que había estado viajando por varios países del sudeste asiático. Al igual que en otros países la propagación inicial fue lenta.


Sin embargo, en pocos días los casos habían crecido a una velocidad alarmante. Para el 14 de marzo se contabilizaban 61 casos. El virus ya estaba instalado en el país, y se transmitía entre personas del mismo territorio.

A pesar de ello, no se implementaron medidas efectivas para evitar la propagación de la pandemia. Y esta se extendió a velocidad creciente, tan sólo 2 días después, el 16 de marzo la cifra de contagiados se incrementaba a 155 casos. Ese día, el Presidente Piñera en compañía del Ministro de Salud Mañalich anunciaba oficialmente que se entraba en fase 4, era el momento de implementar medidas oportunas y eficaces. A pesar de ello, en una conferencia de prensa, rayana en lo ridículo, solo se anunció el cierre de fronteras, medida que debió decretarse ya en la fase anterior, y que no afectaría la entrada y salida de carga. Las otras eran medidas menores, obligación de cuarentena para los infectados, y la instrucción de que los funcionarios públicos mayores de 70 años y con enfermedades crónicas podrían desarrollar su trabajo desde el hogar. Se restringía los actos públicos con más de 200 personas.


La empresa privada no se tocaba. Sin duda, en este modelo son más importantes las empresas que las personas. No se les exigió nada que pudiera afectar sus finanzas. No se le exigía alternar horarios, o suspender funciones. Tampoco se regulaba los precios de desinfectantes, cloro gel, alcohol gel o jabones. Los que desaparecieron con rapidez y subieron rápidamente su valor.


La ineptitud del Presidente y su Ministro, quedó claramente mostrada, al implementar tardíamente la suspensión de las actividades escolares, y sólo después de que varios municipios implementaran esa medida. Las largas filas de ancianos y niños en consultorios, en espera de un número para vacunarse en contra la influenza dan cuenta de la improvisación con que se manejan los asuntos de salud pública. Varios días después de iniciada la campaña de vacunación contra la influenza, se anunciaron otros puntos de vacunación, los que no son ampliamente difundidos. Las personas continúan agolpándose a la entrada de consultorios.

Está claro que debemos prepararnos para lo peor. Este gobierno, más preocupado de la economía que de la salud pública de los ciudadanos, nos conduce a una situación similar a la que se vive en Italia. Allí, las medidas se implementaron tardíamente, las unidades de tratamiento intensivo se encuentran colapsadas, y los médicos deben decidir quiénes pueden acceder a la respiración mecánica. Esa es la razón de la alarmante cifra de muertos en ese país.


Curva de crecimiento del contagio por coronavirus


El 17 de marzo El Ministro de Salud se reunía con la CPC para solicitar trabajo a distancia, acomodar turnos para disminuir el contagio, poner fin de la especulación de los artículos esenciales para prevenir contraer la enfermedad. Sin embargo, su presidente se limitó a señalar: “Lo más importante de la reunión fue continuar con la coordinación entre el sector productivo y las autoridades, vamos a coordinar el flujo continuo de abastecimiento y producción “. Nada de regular precios, menos de dar facilidades a los trabajadores para proteger su salud. Ello muestra el rostro descarnado y brutal del capitalismo neoliberal.


El Colegio Médico de Chile ha insistido en la necesidad de implementar medidas más estrictas de distanciamiento social, con el objeto de ralentizar la propagación del virus y evitar el colapso de la red asistencial. Tales como: suspensión de clases en colegios y universidades, implementar trabajo a distancia, medidas para evitar aglomeraciones en el transporte público, control de precios para mascarillas, alcohol gel y productos desinfectantes, gratuidad en el examen de coronavirus para todas las personas, mayor transparencia en la información, suspensión de actividades masivas, mayor control en las personas que ingresan al país, con medidas de cumplimiento efectivas de la cuarentena, cierre de malls, cines y bares. Al momento de escribir este artículos, estas sugerencias no eran aceptadas.

La experiencia en torno la pandemia señala que para frenar la curva de aceleración de propagación de la enfermedad son claves la vigilancia epidemiológica (requiere de acceso gratuito al examen), cuarentenas efectivas e implementar medidas de distanciamiento social, tales como: cierre de escuelas, transporte público, empresas y tiendas.


La experiencia de China muestra que, cuanto antes se impongan estas fuertes medidas, éstas duraran menos tiempo, será más fácil identificar los casos positivos y menos personas se infectarán. Esto es lo que Wuhan tuvo que hacer, y lo que también Italia se vio obligada a aceptar, después de que el contagio causara la muerte de más de 2.000 personas. ¿deberemos pasar por el mismo calvario? ¿seguiremos impávidos ante el creciente número de personas contagiadas?


Las consecuencias en Chile de un peak en la curva de los enfermos con coronavirus pueden ser desastrosas. Chile invierte en salud muy por debajo de la mayoría de los países desarrollados. El 18 de julio, doctores de la Ex Posta Central denunciaban que no disponían de alcohol gel, suficientes masacarillas, jabón y toallas novas. Si esto sigue así, en pocos días tendremos al personal de salud contagiado.



Este gráfico muestra las enormes diferencias en las tasas de propagación del virus entre poblaciones de libre y reducida movilidad. Es necesario cerrar a la brevedad los malls comerciales, restringir la circulación a lo mínimo (solo para comprar víveres y medicamentos), cerrar suspender temporalmente las empresas. de lo contrario, se enfermará tal cantidad de personas que se producirá una catástrofe sanitaria. SE TRATA DE SALVAR VIDAS HUMANAS. Tal vez, sea el momento de convocar a un paro nacional prolongado. Única medida efectiva para aplanar la curva de propagación del virus. ¿Seguirá siendo mayor el temor a perder el trabajo que la vida?

267 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Nosotros 

Somos una generación con sueños truncados, participamos activamente del Movimiento Estudiantil de los 80" para derrocar la Dictadura. Pero somos una generación con esperanza que un mundo mejor es posible, para nuestros hijos, para todo un pueblo luchador y solidario que merece una vida digna.

Creamos este espacio concreto donde aportar. Somos Frente Cacerola, en homenaje a los millones de chilenos que salieron a la calle a golpear una cacerola exigiendo una vida digna.

Esperamos que se sumen desde todo Chile aquellos que tenemos una historia que contar.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

© 2023 cacerolos
Producido por  Ghandi Inc.

Contáctanos