El joven Fariña fue sacado de su domicilio y llevado a la cancha de fútbol de la misma población.

El niño, tenía 13 años. Detenido por los soldados de la patria. El acusado, militar Enrique Erasmo Sandoval Arancibia confiesa " Acepta enseguida que puso al menor frente al pelotón integrado por unos ocho fusileros, que se le subió el chaleco que vestía el menor para cubrirle el rostro, con el objeto que de esa forma no presenciara lo que sucedía, y luego bajó su mano en señal de disparar. Precisa que con posterioridad a la descarga, los conscriptos excavaron una fosa en el lugar, pues era zona arenosa lo que facilitó la excavación. Acto seguido, agrega, el civil mencionado sacó bencina del camión, roció el cuerpo del menor procediendo a quemarlo, para posteriormente enterrarlo en ese lugar.

1 Santiago, veintisiete de junio de dos mil siete.

Vistos: Que se inició esta causa rol Nº 2182 – 98, a fin de investigar la existencia de los delitos de secuestro y homicidio calificado de los niños Carlos Patricio Fariña Oyarce, de Víctor Iván Vidal Tejeda y del joven Héctor Eugenio Araya Garrido, respectivamente; asimismo, con el objeto de establecer la responsabilidad que le habría correspondido Donato Alejandro López Almarza, chileno, natural de Valparaíso, 69 años, casado, jubilado de Ejército, cédula de identidad 3.850.568 – 8, domiciliado en La Capilla 35, Comuna de calle Larga, Los Andes, como autor de los delitos antes referidos; y a Enrique Erasmo Sandoval Arancibia, chileno, natural de La Cruz, 55 años, casado mayor ® del Ejército, c/id. N° 6.115.206-7, residente en Carlos Larraín Claro 1980, Providencia, como autor de los delitos de secuestro y homicidio de Carlos Patricio Fariña Oyarce, respectivamente.

Se inicia la investigación con la denuncia de fojas 2, interpuesta por doña Josefina Oyarce Cortés viuda de Fariña, labores de casa, domiciliada en calle Los Músicos 6075, Pincoya Sector 4, ex manzana J, sitio 1, comuna de Conchalí, hoy comuna de Huechuraba.

Precisa la denunciante que su hijo, el menor Carlos Patricio Fariña Oyarce, fue secuestrado desde su morada el día 13 de octubre de l973, por militares pertenecientes al Regimiento Buin, Regimiento Guardia Vieja, a Carabineros de la Comisaría de Conchalí ( Pincoya Sector 1) y Detectives de la Policía de Investigaciones. Refiere que el día antes el niño había estado detenido en el Centro de Menores, institución a la cual ello lo había llevado voluntariamente por la responsabilidad que le pudiera caber en las lesiones causadas a otro menor, con el cual se encontraba jugando, quedando en definitiva a su cuidado, por lo que se encontraba en su casa, en cama pues se sentía enfermo. Agrega que la madre del menor lesionado por su hijo, pensando que el niño se había fugado de la Casa de Menores denunció en su presencia a los efectivos de Ejercito, Carabineros y Policía de Investigaciones que practicaban el allanamiento del sector; los que posteriormente, alrededor de las 09.30 horas, allanaron su vivienda y sacaron a su hijo de su cama, en la que se encontraba enfermo, pese a las explicaciones que ella trataba de darles. Asevera, que un funcionario de Carabineros le dio un fuerte culatazo en el pecho, impidiendo de esa forma que el menor pudiera oponer resistencia y de allí lo llevaron a la cancha de fútbol adyacente, lugar en el que se había reunido a numerosas personas calificadas de sospechosas. Manifiesta la madre del niño que luego llegó hasta dicha cancha detrás de su hijo, dirigiéndose al oficial que comandaba a la tropa, al que suplicó que le entregara al niño porque estaba enfermo, prometiéndole que si era necesario llevarlo al juzgado, lo haría en cuanto se mejorara; expresa la madre que ante su ruego el oficial le respondió que le entregaría al niño cuando estuviera grande y educado. Sostiene la denunciante que enseguida se dirigió a la Comisaría de Carabineros para obtener una información pero éstos no le respondieron. 2 Manifiesta que en la tarde vino a su casa un chofer del recorrido de buses Recoleta, a quien ella solo conocía de vista; que éste le contó que ese día los militares, una vez terminado el allanamiento, requisaron el microbús momentáneamente y se le ordenó llevar a la tropa al regimiento que estaba acampado en el interior de la Quinta Normal. En ese lugar el chofer del microbús había hablado con su hijo y éste le había transmitido el siguiente recado: “dígale a mi mamá que me venga a ver porque esta noche me van a matar”. Con esa noticia angustiante, asevera la denunciante, fue al regimiento pero no pudo obtener que se reconociera que su hijo estaba detenido allí. Explica que desde ese día comenzó una larga e infructuosa búsqueda; recorrió comisarías; los regimientos Buin, Tacna, Cerro Chena, etcétera; Sendet, Juzgado Especial de Menores, Postas, etcétera. Asevera que también durante el año l974 presentó un recurso de amparo ante la Corte de Apelaciones de Santiago, gestión en la cual no se obtuvo resultado alguno, concurriendo regularmente al Instituto Médico Legal, con igual resultado. Expresa que otro menor detenido en similares circunstancias que su hijo, Víctor Iván Tejeda Vidal, falleció el mismo día trece de octubre de l973, a las 22.30 horas, por heridas de bala; este menor, precisa, estuvo también en el regimiento acantonado en el interior del la Quinta Normal, lo que le permite presumir que igual suerte pudo afectar a su hijo, el que la momento del secuestro sólo tenía trece años de edad. Agrega que la presente denuncia constituye la última esperanza tendiente a obtener una información cierta y veraz acerca del paradero de su hijo, añade que ella es viuda, tiene dos hijos menores, padece de hemiplejia y le resulta muy difícil seguir en este vía crucis interminable; presiente que su hijo está muerto pero le angustia el no poder saber el lugar en que se encuentra sepultado el cuerpo. A fojas 29, rola decreto del tribunal, por medio del cual se constituye en el lugar donde Carabineros de Chile comunica que trabajadores de Vialidad habrían encontrado osamentas humanas. A fojas 28, rola parte de Carabineros de Chile que da cuenta que a las 12.45 horas del 30 de junio de 2000, Amable Antonio Segovia Pastén denunció que mientras se encontraba a cargo de un equipo de máquinas escavadoras pertenecientes a la empresa Wehrahar Limitada, en Avenida Américo Vespucio, costado oriente de la berma un kilómetro al Sur del cruce con Avenida San Pablo, haciendo labores de relleno, el opresor de una máquina don Jorge Sánchez Román, al remover parte del declive que se forma a un costado de Avenida Américo Vespucio, acera oriente, se pudo percatar que aproximadamente 60 centímetros, bajo el nivel del terreno, se encontraban osamentas, las que por sus características correspondían a un ser humano. Ordenes de investigar de la Policía de Investigaciones de Chile de fojas 32, 193, 295, 390, 396, 477, 510, 663, 682, 688, 789, 824, 877,896, 907, 1037, 1131, 1161, 1184, 1231, 1280, 1370, 1430, 1448, 1557, 1576, las que consisten en pesquisas, antecedentes criminalísticos, 3 informes periciales investigativos y declaraciones extrajudiciales de los hechos investigados. Informe médico legal de fojas 62, el que concluye que del hallazgo de los restos óseos se constata que éstos en su conjunto son osamentas humanas de un individuo de sexo masculino, de alrededor de 14 años de edad, de 1,63 metros de más menos 3 centímetros de altura, sin patologías óseas ni dentarias, de data de muerte de más o menos 25 a 30 años, cuya causa de muerte son lesiones craneanas torácicas por bala de tipo homicida. Las ropas presentan desgarros que se corresponden con las lesiones óseas. Informe del Servicio Médico Legal de fojas 71, que refiere en relación al hallazgo de osamentas se determinó que ellas pertenecen al menor Carlos Patricio Fariña Oyarce, el que se encontraba desaparecido desde el día 3 de octubre de l973, aceptado por la Comisión Rettig. Agrega dicho informe que se encontró, además, un carnet de identidad que perteneció a un detenido desaparecido identificado como Héctor Eugenio Araya Garrido, persona que tenía informe de autopsia y cuyo cuerpo se entregó a familiares. Oficio de fojas 236 y certificación de fojas 236 vuelta, de parte del “Informe de la Comisión de Verdad y Reconciliación” que da cuenta que el 13 de octubre de l973 desaparece Carlos Patricio Fariña Oyarce de 13 años de edad, estudiante, sin militancia política, señalándose que la Comisión , considerando especialmente que se ha acreditado su detención y que otro menor detenido junto a él apareció ejecutado, ha adquirido la convicción de que la detención y posterior desaparición de Carlos Fariña es de responsabilidad de agentes del Estado, todo lo cual constituye una grave violación a los derechos humanos. Además, da cuenta que ese mismo día fue ejecutado Héctor Eugenio Araya Garrido de 18 años, gásfiter, de quien también la Comisión adquirió la convicción que fue ejecutado por agentes del Estado, quienes atentaron en contra de su vida, cometiendo una violación a los derechos humanos, por cuanto se encuentra acreditada su detención y posterior muerte, la que ocurrió por las causas señaladas. Copia de fojas 280, tomo II, del recurso de amparo presentado ante la Corte de Apelaciones de Santiago, rol 299 -74, a favor del menor Carlos Patricio Fariña Oyarce, en contra de la autoridad militar. Certificado de defunción de fojas 979 de Héctor Eugenio Araya Garrido, en el que se señala que la causa de la muerte son heridas a bala craneanas torácicas. Certificado de defunción de fojas 981, de Víctor Iván Vidal Tejeda, en el que se señala que la causa de su muerte fue herida de bala torácica. 4 A fojas 1102, rola querella de Iván Fariña Oyarce por los delitos cometidos en la persona de su hermano Carlos Patricio Fariña Oyarce, en contra de Augusto Pinchen Ugarte, Donato López Almarza y todos los que resulten responsables. A fojas 1146, rola certificado de defunción de Carlos Patricio Fariña Oyarce, en el que se señala que las causas de su muerte fueron lesiones craneanas y torácicas por bala de tipo homicida. A fojas 1.322 y 2.092, rolan declaraciones indagatorias del imputado Enrique Erasmo Sandoval Arancibia. A fojas 1.600 y siguientes, rola auto de procesamiento en contra de Donato Alejando López Almarza como autor de los delitos de secuestro y homicidio calificado de Carlos Patricio Fariña Oyarce, Víctor Iván Vidal Tejeda y Héctor Eugenio Araya Garrido, respectivamente. A fojas 1875, rola auto de procesamiento de Enrique Erasmo Sandoval Arancibia, como autor de los delitos de secuestro y homicidio calificado del menor Carlos Patricio Fariña Oyarce. A fojas 1945, se declaró cerrado el sumario. A fojas 1961, se acusó a los procesados Donato Alejandro López Almarza y Enrique Erasmo Sandoval Arancibia, por los delitos por los cuales habían sido sometidos a proceso. A fojas 1989, la parte de la querellante particular se adhiere a la acusación y deduce demanda civil en contra del Estado de Chile, representado por el Presidente del Consejo de Defensa del Estado don Carlos Mackenney Urzúa. A fojas 2064, el demandado Fisco de Chile contesta la demanda civil interpuesta en su contra. A fojas 2.103, la defensa del acusado Erasmo Enrique Sandoval Arancibia, interpone excepciones de previo y especial pronunciamiento y en subsidio contesta la acusación y adhesión a ésta. A fojas 2.135, contesta la acusación y adhesión la defensa del acusado Donato Alejandro López Almarza. A fojas 2.183, se rechazan las excepciones de previo y especial pronunciamiento interpuestas por la defensa del acusado Sandoval Arancibia. A fojas 2.193, se recibe la causa a prueba. A fojas 2.213, se cerifica que el término probatorio se encuentra vencido y a fojas 2.214, se decreta autos para los efectos del artículo 499 del Código de Procedimiento Penal. Se trajeron estos autos para dictar sentencia. 5 Considerando: 1°.- Que en orden a establecer la existencia de los delitos materia de la acusación de autos y adhesión, de fojas 1961 y fojas 1.989, respectivamente, se han reunido los siguientes elementos de prueba: a) Certificado de nacimiento del menor Carlos Patricio Fariña Oyarce, de fojas 1; b) Denuncia y declaración de fojas 2 y 7, respectivamente, de la señora Josefina Oyarce viuda de Fariña, ante la desaparición de su hijo Carlos Patricio Fariña Oyarce, quien señala que éste fue secuestrado el día 13 de octubre de 1973, desde su morada ubicada en calle Los Músicos 6.075, Pincoya Sector 4, manzana 4, sitio 1, por personal del Ejército de Chile perteneciente al Regimiento Buin, Guardia Vieja, Carabineros de la Comisaría de Conchalí y detectives de la Policía e Investigaciones de Chile, los que realizaron un operativo en dicho sector; c) Informe del Subsecretario de Guerra Roberto Guillard Marineto, Coronel, que informa que el Regimiento de Infantería de Montaña Nº 3 Yungay, de San Felipe, es el que estuvo acantonado en la Quinta Normal, desde el 11 de septiembre de 1973 y hasta el término de ese año; d) Ordenes de Investigar debidamente diligenciadas por la Policía de Investigaciones de Chile de fojas 11, 32, consistentes en pesquisas, declaraciones extrajudiciales, y pericias de instrucción investigativa, informes planimétricos y fotográficos; e) Acta de Inspección Personal del Tribunal de fojas 24, que da cuenta que se recibió un llamado telefónico hecho por Carabineros de Chile, quienes señalaron que el día 30 de junio de 2000, trabajadores de vialidad habían encontrado en la ruta 70 osamentas humanas, lo que el tribunal efectivamente constata; f) Parte de Carabineros que da cuenta del mismo hallazgo señalado en la Inspección referida; g) Declaración de Amable Segovia Pastén, de fojas 30, quien refiere que al operar en labores de relleno de terreno, al costado oriente de la ruta 70, al norte de la avenida San Pablo, aparecieron las osamentas, las que estaban a unos 50 centímetros de la superficie; h) Atestado de Jorge Fernando Sánchez Román, de fojas 31, quien refiere que el 30 de junio de 2000, mientras operaba una retroexcavadora en el sitio antes indicado, quedó a la vista ropa y los jornaleros empezaron a excavar, descubriendo que eran osamentas, dando cuenta de ello a Carabineros de Chile que dirigían en el tránsito en ese momento ; i) Informe médico legal de osamentas de fojas 62, el que concluye que la osamenta humana es de un solo individuo de sexo masculino, de alrededor de 14 años de edad, de 1,63 más o menos tres centímetros de altura, sin patologías óseas o dentarias, de data de muerte de más o menos 25 a 30 años, cuya causa de muerte son las lesiones craneanas y 6 torácicas por bala de tipo homicida. Y que las ropas presentan desgarros que se corresponden con las lesiones óseas; j) Informes del Servicio Médico Legal, Unidad de Identificación, de fojas 71 y siguientes, los que expresan que, comparando los datos que se poseen, las osamentas humanas encontradas corresponderían al menor desaparecido Carlos Patricio Fariña Oyarce; k) Informe del Laboratorio de Criminalística de Investigaciones, de fojas 122, en el que se concluye que, cotejada la fotografía de la impresión dactilar correspondiente al dígito pulgar derecho estampada en la cédula de identidad a nombre de Héctor Eugenio Araya Garrido, comparada con las de su ficha dactiloscópica a su nombre, corresponden exactamente; l) Informe pericial documental de fojas 126, del mismo Laboratorio Perito Policial, que determina que no ha sido adulterada la cédula antes indicada; m) Informe del mismo Departamento de fojas 138, que indica que la cédula de identidad encontrada perteneciente a Héctor Eugenio Araya Garrido, recibió una acción calórico externa; n) Informe del Servicio Médico Legal, Unidad de Identificación, de fojas 135, el que concluye que, de la superposición cráneo facial fotográfica practicada, determinan que la osamenta protocolo Nº 1890/00, corresponden al menor Carlos Patricio Fariña Oyarce; o) Atestado de fojas 146 de Iván Santiago Fariña Oyarce, de fojas 146; p) Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, de fojas 156 y 344 y siguientes e Informe del Arzobispado de Santiago, Vicaría de la Solidaridad, de fojas 159, y siguientes, ambos respecto del menor Carlos Patricio Fariña Oyarce; q) Fotocopia de declaración extrajudicial de fojas 163, de Adelio Armando Núñez Alvarez ante la Comisión de Verdad y Reconciliación, quien reconoce que Héctor Araya Garrido estuvo detenido en el recinto en que acampaba en la comuna de Quinta Normal el Regimiento Yungay Nº 3 de San Felipe, que el lo vio pues lo conocía por haber sido vecino de barrio; r) Fotocopia de la declaración ante esa misma Comisión de la hermana de Héctor Araya Garrido, doña María Elena Araya Garrido, de fojas 165, quien señala que a aquél lo detuvieron en un allanamiento a la población La Pincoya 1, donde éste vivía al día 17 de octubre de l973, llevándoselo en un jeep militar junto a otras personas de la población, que luego fue trasladado, según supo después, a un Regimiento que funcionaba en la Quinta Normal y al parecer fue muerto ese mismo día, junto a otras dos personas entre las que se encontraban un menor de 12 años y otro de 16; s) Fotocopias de informes de autopsias de Héctor Eugenio Araya Garrido de fojas 167 y de Víctor Vidal Tejeda, de fojas 168, respectivamente, ambas de fecha 14 del 7 Octubre de l973, las que concluyen que las causas de sus muertes fueron múltiples heridas de bala craneana torácica y herida de bala torácica, respectivamente; t) Fotocopias de Certificados de Defunción de fojas 169 y 170, de Víctor Juan Vidal Tejeda y de Héctor Eugenio Araya Garrido, respectivamente; u) Informe de terreno de la Ruta 70, de fojas 171 y siguientes, sector Américo Vespucio en el cual fueron encontrados los restos de Carlos Patricio Fariña Oyarce; v) Certificado de defunción de Carlos Patricio Fariña Oyarce, de fojas 1.146, de autos, w) Acta de inspección personal del Tribunal de fojas 273, al domicilio desde el cual fue sacado el menor Carlos Enrique Fariña Oyarce; x) Fotocopia de fojas 280, del recurso de amparo interpuesto ante la Corte de Apelaciones de Santiago en contra de la autoridad militar, en favor del menor Carlos Patricio Fariña Oyarce, con fecha 2 de abril de l974; y) dichos de Raúl Norberto Fierro O’Ryan, de fojas 288, testigo presencial de la forma en que se produjo la detención del menor Fariña, a quien reconoció por ser hijo de Camilo Fariña a quien conocía informándole a la madre del niño de tal hecho; z) Inspección ocular del tribunal, junto a testigos, de 383 y siguientes, al sector del terminal de buses de Recoleta, sector denominado Patria Nueva; al sector Siete Canchas perteneciente a la comuna de Conchalí a la fecha de los hechos; y al sector de la Quinta Normal, acceso de calle Catedral; recorrido estos últimos dos sectores que habría seguido el niño Carlos Patricio Fariña Oyarce junto con sus aprehensores; aa) Orden de investigar de fojas 470, en el que se indica que los restos de Héctor Eugenio Araya Garrido, fueron encontrados en el patio 29, sepultura 22.372 del Cementerio General, “autopsia sin cuerpo”, y que los restos sepultados en el Cementerio General el año 1981, en el Cinerario del mismo campo santo, según antecedentes recopilados por la Corporación Nacional de Reparación; bb) Ordenes de Investigar de fojas 478, 510, 552, 663, y 682, debidamente diligenciadas por el departamento V de la Policía de Investigaciones de Chile, entre ellas el hallazgo de restos de un arma de fuego, rescatada desde un pozo séptico en el patio posterior del inmueble de calle Pablo Neruda Nº 6075, población del mismo nombre; cc) Informe pericial fotográfico de fojas 563; dd) Examen de fojas 703 y siguientes de los procesos sobre hallazgo de cadáver, del Noveno Juzgado del Crimen de Santiago, roles Nº 11.103 - 6, de un cadáver en el cauce del río Mapocho, de sexo masculino el 3 de noviembre de l973, sin identificar, siendo la causa de su muerte herida a bala tórax pulmonar, y 11.104 – 6 y 11.240, de tres cadáveres, el 30 8 de octubre de l973, señalándose luego que la causa de la muerte de dos de ellos son heridas múltiples a bala, sin entregar antecedentes del tercer cuerpo; ee) Atestado de Maria Elena Araya Garrido, de fojas 775, hermana de la víctima Héctor Eugenio Araya Garrido; ff) Orden de Investigar de la Policía de Investigaciones de fojas 789, la que contiene antecedentes sobre reportajes y entrevistas vinculadas al menor Fariña Oyarce; gg) informe pericial fotográfico de fojas 1036. hh) Atestados de los funcionarios de carabineros Vasco Antonio Vergara Vega, de Carlos Segundo Ramos Mora, de fojas 1054 y 1056, quienes señalan que les correspondió en participar en allanamientos después del 11 de septiembre de 1973, efectuados en las poblaciones adyacentes a la tenencia ubicada en Recoleta, comuna de Conchalí; ii) Querella de fojas 1102, interpuesta por don Iván Fariña Ponce; jj) Certificado de defunción de Carlos Patricio Fariña Oyarce, de fojas1146; kk) Ordenes de investigar de fojas 1189, 1231, 1280, 1337, 1370 y 1430, debidamente diligenciadas por el Departamento V de la Policía de Investigaciones de Chile, las que consisten fundamentalmente en pesquisas de los hechos delictivos investigados; ll) Atestado de Luis Alberto Contreras, de fojas 1344, sargento del batallón del Regimiento Yungay de San Felipe, apostado en Santiago, en el Internado Barros Arana, comuna de Quinta Normal, a raíz del 11 de septiembre de l973, quien señala que se formaron verdaderos escuadrones de la muerte entre el personal que salía a cumplir misiones; que algunos cabos quedaron traumatizados por las acciones que les tocó cometer, e inclusive, algunos repetían cómo habían podido hacer eso, en clara referencia a haber fusilado a personas; mm) Atestado de Adelio Armando Núñez Gálvez, de fojas 1444, quien refiere que, al 11 de septiembre de 1973, cumplía su servicio militar obligatorio en el Regimiento Yungay N° 3 de San Felipe, ciudad desde la que lo trasladaron al Internado Barros Arana, habilitándoseles unos dormitorios; agrega que con su sección a cargo de un subteniente, dependiente de la Segunda Compañía a cargo de un capitán, participó en algunos allanamientos de poblaciones, recordando el que se efectuó en la Población La Pincoya, por provenir él de esa población, donde antes vivía junto a sus padres y, por tal circunstancia, conocer a bastante gente; expresa que, en ese lugar, se encontraban otras unidades, al igual que personal de Carabineros y de Investigaciones; que distribuyéndoseles en grupos de 5 a 6 conscriptos, le correspondió ingresar a los domicilios para sacar a los varones adultos y registrar si había o no armas y o material subversivo; que a él junto a los conscriptos que lo acompañaban le tocaron las manzanas de la 8 a la 13; que dejaban a los detenidos en la calle y otros soldados los trasladaban a unas canchas cercanas al cerro conocido como "Las Siete Canchas"; añade que en el lugar en que estaban acantonados en la Quinta Normal, había una sala cerrada en la que se mantenían a los detenidos, los que quedaban bajo 9 custodia de la compañía que le tocaba la guardia; que al mirar entre los intersticios de las tablas de la habitación reconoció a Héctor Araya, apodado "El Chino", un vecino de unos 23 años a la época, el que vivía en la manzana 11 o 12, al que habló, pidiéndole éste que ubicara a su “polola”, la que vivía en la manzana 12 de la población La Pincoya, lo que él hizo al quedar franco, entregándole a ésta el recado; agrega que, después de mucho tiempo, cuando ya había terminado su Servicio Militar, regresó a dicha población, enterándose que ese muchacho se encontraba desaparecido desde esa fecha, ignorando si su cuerpo apareció posteriormente; nn) Preinforme de orden de investigar de fojas 1448, debidamente diligenciada por el Departamento V de la Policía de Investigaciones de Chile, que contiene declaraciones extrajudiciales de testigos y pesquisas de los hechos que culminaron con la muerte del niño Carlos Patricio Fariña Oyarce; oo) Atestados de Eduardo Mario Ortíz Casanova, de Isidro Antonio Ortiz Ortega, de José David Oyarce Ramírez, de Mario Custodio Ortiz González, de Florencio Hernán Olivares Torreblanca, de fojas 1516, de fojas 1519, de fojas 1521, de fojas 1523, de fojas 1525, todos soldados conscriptos, a la fecha de los hechos investigados; pp) Dichos de María Inés Vidal Tejeda, de fojas 1539, quien señala que a la época del golpe militar vivía junto a su familia en la población La Pincoya, en el sector que actualmente lleva el nombre Pablo Neruda, época en que ella tenía 17 años de edad, y señala que alrededor del 7 de octubre de l973, en fecha exacta que no recuerda, pero si recuerda que fue luego del cumpleaños de su hermano Víctor Iván Vidal Tejeda, quien el día 3 de ese mes había cumplido 16 años, llegaron militares a la población y que, alrededor de las 09.00 horas, un grupo de cuatro uniformados pasaron por el pasaje Los Pomelos donde residían, golpeando las puertas de las casas, ordenando que todos los hombres adultos salieran y se dirigieran a las canchas; no recuerda por el tiempo transcurrido si a su hermano Víctor lo llevaron en ese mismo momento o después, pero si tiene claro que se presentó un uniformado, joven, de bigotes, vistiendo una boina negra quien ejercía mando sobre su grupo, quien se lo llevó hacia las canchas. Que concurrió, junto a su madre, a esos terrenos observando que en las filas de hombres se encontraba su hermano. Permanecieron largo rato en el lugar hasta que, junto a otros detenidos, los militares hicieron subir a Víctor a un camión, el que se dirigió por calle Recoleta al norte. Por lo anterior, en horas de la tarde, concurrieron al Regimiento “Buin” para averiguar si el menor se encontraba en ese recinto, comunicándoles que debían dirigirse a la Quinta Normal, donde estaba instalado el Regimiento “Yungay” cuyo personal se había llevado los detenidos. Comenzando de esta forma su madre un largo peregrinar en busca de Víctor Vidal, hasta lograr que una Fiscalía Militar le entregaran un certificado de defunción, el que daba cuenta de la muerte del menor a consecuencia de “herida de bala torácica”. qq) Atestados de Jaime Patricio Pailamilla Torres de fojas 1.542; Oscar Andrés Segundo Núñez Valdés, de fojas 1543; de Aldo Vinicio Ossa Menares de fojas 1546 a 1548, todos soldados conscriptos, a la época de los hechos investigados; rr) Dichos del testigo Juan Antonio Bravo Sepúlveda, de fojas 1.556, quién narra que a la época de los sucesos, motivo de la presente investigación, contaba con 10 aproximadamente 18 años de edad y recuerda nítidamente que, en días posteriores al 11 de septiembre de 1973 la población “La Pincoya” fue allanada en dos oportunidades, transcurriendo un corto lapso entre uno y otro hecho; que no puede precisar en cual de estas dos oportunidades, entre las 10.00 a 12.00 horas, mientras se encontraba en la vía pública frente al domicilio de la familia Fariña Oyarce, instantes en que eran allanadas las casas de la población por efectivos de las fuerzas armadas, llegó un vehículo militar, tipo micro, del cual desciende personal de Carabineros y Militares quienes ingresan hasta la vivienda ocupada por la familia de Carlos Patricio, escuchando sólo los gritos de la madre de éste que provenían desde el interior. Acto seguido, ve salir al niño Fariña Oyarce con las manos atrás quien era escoltado por dos uniformados que lo franqueaban, sin saber si se lo llevaron en el microbús en que éstos se movilizaban; ss) Ordenes de Investigar de la Policía de Investigaciones de Chile, Departamento V, de fojas 1557, 1576, 1.822, y 1864, las que contienen declaraciones extrajudiciales y pesquisas de los hechos indagados. 2° Que los elementos de prueba analizados precedentemente, los que son constitutivos de documentos, públicos y privados, fotocopias, declaraciones de testigos, informes de peritos, inspección personal del juez, indicios y presunciones, las que su a vez se fundan en hechos reales y probados y no en otras presunciones, las que además son múltiples y graves, y también precisas, de forma tal que una misma no puede conducir a conclusiones diversas, son asimismo estas presunciones directas, de modo que conducen lógica y naturalmente a los hechos que de ellas se deducen; y las unas concuerdan con las otras, esto es, los hechos que de ellas provienen guardan relación entre sí, e inducen todas, sin contraposición alguna, a la misma conclusión de haber existido los hechos de que se trata, todo lo cual permite establecer fehacientemente en autos que: a) Contexto en que se cometieron los delitos: En el año 1973, luego del Golpe de Estado del día 11 de septiembre, en el sector Nororiente de la ciudad de Santiago, en aquél entonces formando parte de la antigua comuna de Conchalí, hoy comuna de Huechuraba, se encontraba la Población La Pincoya; constituyendo ésta un pequeño poblado periférico habitado por familias que se habían radicado en ese sector. En los días posteriores a ese 11 de septiembre, se dirigieron por los efectivos militares acciones en contra de los habitantes de la población “La Pincoya”, en persecución de aquellas personas que tenían militancia o simpatizaban con el gobierno depuesto, y, además, con el fin de infundir el terror en ese sector de la población. En tal contexto fueron detenidos, en allanamientos masivos, numerosos pobladores, los cuales fueron llevados hasta el Cuartel Base del Regimiento Yungay Nº 3, de San Felipe, el que, en parte, había sido trasladado desde esa ciudad para reforzar Santiago con ocasión del conflicto en la capital; unidad militar que se había apostado al interior de la Quinta Normal, en la comuna del mismo nombre de esta ciudad de Santiago; determinadamente, en el sector que ocupaba el establecimiento educacional Internado Nacional Barros Arana y en un recinto aledaño, que antes había sido destinado a una exposición en ese lugar. 11 Algunas de las personas civiles privadas de libertad en dichos allanamientos fueron liberadas y otras fueron ejecutadas por dicha unidad del Ejército. b) Secuestro y homicidio del niño Carlos Patricio Fariña Oyarce.- Entre las graves acciones cometidas en contra de esas personas, están aquellos actos que se refieren a los menores Carlos Patricio Fariña Oyarce, Víctor Iván Vidal Tejeda, y Héctor Eugenio Araya Garrido, de sólo 14 y 16 años de edad, los dos primeros, y el tercero un joven de sólo 20 años de edad, respectivamente. En efecto, a las 09,30 horas del 13 de octubre de l973, la morada de calle Los Músicos 6074, de La Pincoya fue cercada - al igual que el resto de esa población - por carabineros de dotación de la Comisaría de Conchalí y militares del Regimiento Yungay, fue así como ingresaron estos últimos a dicha vivienda y exigieron a la señora Josefina Edith Oyarce Cortés que les entregara a su hijo menor Carlos Patricio Fariña Oyarce, estudiante de enseñanza básica, sin cédula de identidad, de sólo 14 años de edad a esa fecha. El motivo de tal exigencia fue que días antes el menor Carlos Patricio, manipulando un arma de fuego disparó en acto casual un proyectil, hiriendo al niño Ramón Zúñiga Díaz, de 6 años de edad, siendo por este hecho ingresado, por orden del Primer Juzgado de Menores de Santiago, a la Casa de Menores, donde Carlos Patricio desesperadamente pedía ver a su madre; ésta, la señora Josefina, así lo encontró en ese internado llorando y afiebrado, al sufrir el ataque de otros menores internos. Los militares, en conocimiento del incidente antes referido, en definitiva sustrajeron del lado de su madre al menor Carlos Patricio Fariña Oyarce, el que se encontraba en su lecho de enfermo; trasladándolo enseguida, junto a otros detenidos reunidos en el sector "Las Siete Canchas" de la población La Pincoya hasta el cuartel base del Regimiento Yungay N° 3, en el interior de la Quinta Normal, utilizando para ello entre otros medios de transporte un microbús conducido por un particular; posteriormente, varias de las personas detenidas - procurando los hechores el mínimo peligro y el ocultamiento físico y moral de la noche - al igual que el menor Carlos Patricio Fariña Oyarce, fueron ejecutadas sin amparo o clemencia alguna. La madre del menor Carlos Patricio, sin conocer el infortunio de éste, desde ese mismo día y durante años, recorrió diversas instituciones en búsqueda de su hijo; fue así como concurrió hasta la Secretaría Ejecutiva Nacional de Detenidos (Sendet), a diversas comisarías y regimientos, el Servicio Médico Legal; interpuso, además, el recurso de amparo N° 299 - 74, ante la Corte de Apelaciones de Santiago, la que ordenó oficiar al Ministerio de Defensa y al Jefe de la Policía de Menores de Carabineros de Chile, los que no entregaron información alguna; el 14 de noviembre este Habeas Corpus fue rechazado, una vez que el Ministerio del Interior informara que Carlos Patricio Fariña no había sido detenido y que no se tenían antecedentes de su persona, dirigiendo los antecedentes la Corte al 10° Juzgado del Crimen de Santiago. 12 Solamente, el 30 de junio del año 2000 - una vez que ya había fallecido la madre, quien no tuvo el consuelo de saber el destino definitivo de su hijo -, el cuerpo sin vida de Carlos Patricio Fariña Oyarce fue encontrado en un sitio eriazo, en el sector de Américo Vespucio, cercano a calle San Pablo, por trabajadores que construían un parque industrial en esos lugares; restos mortales que fueron identificados en la unidad correspondiente del Servicio Médico Legal, como pertenecientes a Carlos Patricio Fariña Oyarce, presentando su cuerpo múltiples heridas de balas, cuatro de ellas en su cabeza, las que fueron disparadas por la espalda del niño. c) Secuestro y homicidio del niño Víctor Iván Vidal Tejeda.- Además, en acción similar, fue también sustraído el menor Víctor Iván Vidal Tejeda - quien recién el día 03 de octubre de l973, es decir, 10 días antes, había cumplido los 16 años de edad - luego que, alrededor de las 09.00 horas, en el Pasaje Los Pomelos, de la Población La Pincoya, donde este menor residía, un uniformado joven, que ejercía mando sobre el grupo que lo acompañaba, se lo llevara hasta el sector de “Las Canchas”, donde los militares reunían a los pobladores detenidos. La madre del menor Víctor Iván Vidal Tejeda, doña Eda del Carmen Tejeda Alvarez – atenta a su natural deber de protegerlo - se dirigió entonces hasta el sector de “Las Canchas”, intentando permanecer cerca de su hijo, observándolo entre los hombres que los militares tenían detenidos en filas en ese sector de la población, manteniéndose en ese lugar cerca de su hijo, hasta que éste es hecho subir a un vehículo junto a otros detenidos, el que alrededor de las 14 horas se retira de la población llevando consigo a todos ellos La madre del niño Víctor Iván inició su búsqueda en el Regimiento Buin, unidad del Ejército en que se le indica que debe dirigirse a la Quinta Normal donde se encontraba instalado el regimiento Yungay, quienes eran los que se habían llevado a los detenidos, desde allí le señalan que debe dirigirse al Regimiento de San Bernardo, trasladándose ella y la familia del menor para saber de su suerte. Después de años una autoridad no precisada, le hace entrega a la madre del menor Víctor Iván Vidal Tejeda, el certificado de defunción de éste. Dicho certificado de defunción refiere que el menor Víctor Iván Vidal Tejeda falleció el día 13 de octubre de l973, en Santiago, siendo la causa de su muerte una herida a bala torácica. d) Secuestro y homicidio del joven Héctor Eugenio Araya Garrido. Del mismo modo, en el allanamiento a la población La Pincoya, fue detenido el joven Héctor Eugenio Araya Garrido, de 20 años de edad a esa fecha, el que fue trasladado junto a los demás detenidos a la Quinta Normal, lugar donde se le mantuvo privado