banener email.jpg
Editorial            Lunes 7 de Diciembre 2020

Derechos humanos, prisión política, emancipación social

cacerolapnhlogo.png

Hace unos días Piñera reconoció que hubo violaciones a los derechos humanos durante el Estallido social. Hasta ahí bien. Pero, como es de esperarse, tenía que arruinarlo de alguna forma agregando que su administración hizo todo lo posible por evitar estos atropellos. ¿Qué califica como “todo lo posible”? ¿Decirle al país y a los uniformados que estábamos en una guerra? ¿Seguir permitiendo el uso de balas para controlar manifestaciones? ¿Dejar a un general de Carabineros que dijo explícitamente que “no daría a nadie de baja”, a pesar de los cientos de casos de abuso que ya se estaban destapando ante la opinión pública?

Estallido camila moreno.jpg

Hace unos días Piñera reconoció que hubo violaciones a los derechos humanos durante el Estallido social. Hasta ahí bien. Pero, como es de esperarse, tenía que arruinarlo de alguna forma agregando que su administración hizo todo lo posible por evitar estos atropellos. ¿Qué califica como “todo lo posible”? ¿Decirle al país y a los uniformados que estábamos en una guerra? ¿Seguir permitiendo el uso de balas para controlar manifestaciones? ¿Dejar a un general de Carabineros que dijo explícitamente que “no daría a nadie de baja”, a pesar de los cientos de casos de abuso que ya se estaban destapando ante la opinión pública? Son, francamente, unos sinvergüenzas y, por lo bajo, cómplices pasivos de todo lo que ocurrió, más allá de si tuvieran las intenciones de serlo o no (y, por supuesto, generando la sospecha de que quizás, al menos algunos de ellos, sí estaban conscientes de los abusos y fueron pasivos a propósito para aprovecharlos como forma efectiva de represión).

 

La negligencia de la administración Piñera y de la derecha ante estos horrendos abusos (con miles de heridos, cientos de mutilados, entre un largo etc. y perpetrados por policías cuya tendencia ultra-conservadora ha sido expuesta incluso por muchos de ellos mismos en redes sociales) vibra en la misma sintonía con las denuncias del juez Urrutia contra el uso político de la prisión preventiva contra los presos y presas en el contexto del Estallido. El juez propone considerar la dureza particular con que los tribunales han lidiado con estos casos para efectos puramente simbólicos y bajo el sesgo reaccionario de los sectores conservadores (en muchos casos con débiles pruebas, si es que califican como pruebas en absoluto), y apreciar la sospechosa manera en que el ejecutivo (mediante las atribuciones de nombrar jueces de la Suprema) y la jerarquía judicial puede influir en estos fallos. Concluye que, derechamente, el sistema judicial está hecho a medida de un gobierno autoritario.

 

A pocos días del día internacional de los derechos humanos (este Jueves 10), Chile está más que al debe. Quienes gobiernan en este país, responsables de la administración policial y militar y de sus acciones en las calles, tienen las manos manchadas de sangre. Ante esto y como ya es mantra decirlo, necesitamos seguir movilizad-s y organizad-s. En conjunto con la nueva constitución (cuyo proceso muestra afortunadamente en estos días avances a favor de los independientes) debemos empujar por una reforma profunda a las fuerzas armadas y de orden; demandar escalafón único, filtro psicológico estricto y educación sólida en derechos humanos. Hacer cambios profundos en este sentido es esencial si queremos que estas atrocidades no se repitan. Ningún esfuerzo de emancipación social puede obviar la terrible alianza entre el poder económico, los grupos conservadores y el poder policial y militar. No vemos, sin embargo, ningún compromiso serio por parte del gobierno y sus partidarios para avanzar en esta dirección y que todo lo que dicen sobre el fortalecimiento de la democracia sea más que palabras. Pero no todo es eterno; todos los imperios se acaban. En algún momento tendrán que caer.

Imagen: @carolamorenoarte en Instagram

NUEVA CONSTITUCIÓN: ¿HACIA EL FIN DE LA TRANSICIÓN?

Décadas de liderazgo oligárquico y autoritario dejaron una herida profunda en nuestro país. El estallido social, con todo lo bueno y lo terrible que tuvo asociado, fue el punto más alto en la historia reciente de este malestar. Ahora tenemos la oportunidad de escribir una nueva carta fundamental y destrabar los viejos enclaves autoritarios de la dictadura.

La constitución de Pinochet, instaurada en medio del terror dictatorial y en un ambiente fraudulento, está en las últimas. Treinta años de gobiernos democráticos capturados por la oligarquía y los grupos reaccionarios y conservadores de la sociedad. Hay desconfianzas comprensibles con el proceso y con todo lo que tenga que ver siquiera remotamente con la política o los políticos. Por lo mismo, el avance en la participación de independientes es crucial, y para los viejos partidos que se suman al carro del apruebo, un compromiso renovado y genuino con la causa popular es igualmente necesario.

A pesar de los cuestionamientos legítimos hacia el acuerdo por la nueva constitución, hay al menos dos rasgos que hacen que este proceso sea prometedor: la hoja en blanco y el quorum de 2/3. Usualmente se piensa que esto último es una traba porque se asemeja a los quorums supra-mayoritarios que tiene la constitución actual para reformarse. No obstante, en este caso el quorum alto simplemente significará que tendremos que tener una constitución con menos leyes para lograr mayor consenso (asegurando mayor legitimidad de esas mismas leyes), y las normas que no sean acordadas ahí serán luego sujetas a discusión y legislación común con quorum de mayoría simple.

 

Así, por ejemplo, si no logramos aprobar una ley que califique al agua como derecho social en la constitución porque no logramos los 2/3, luego de escrita la constitución se votará el mismo proyecto como ley simple y bastará con el 50% más 1 voto para llevarlo adelante. La hoja en blanco, por su parte, significa simplemente que la constitución de Pinochet ya no va. No queda de respaldo para los temas donde no haya acuerdo en la nueva constitución, ni nada por el estilo. Borrón y cuenta nueva constitucional. Esta es, por lo mismo, simplemente una oportunidad que no podemos desperdiciar.

Nada de esto ocurrirá si nos quedamos de brazos cruzados. Votar y organizarse deben ir de la mano, pues la historia ha mostrado que es sólo la movilización constante del pueblo la que puede llevarle a su propia emancipación. ¡Arriba lxs que luchan!

Frente Cacerola.

Seleccion de  artículos de prensa Nacional e Internacional.
Abiertos al debate.
noticia portada 1.png

21/01/2020

CIPER ACADÉMICO

Quórum de 2/3 y hoja en blanco ¿Cuán lejos de Jaime Guzmán se redactará la nueva Constitución?

Esta columna muestra didácticamente cómo debería operar la convención constituyente, usando como ejemplo el camino que debería seguir la propuesta de que el agua se consagre como derecho humano. El análisis lleva al autor a sostener que “la hoja en blanco” sobre la que se escribirá la nueva Constitución es la principal garantía de legitimidad del proceso; y que el quórum de 2/3 para los contenidos de la Constitución NO entrega poder de veto a la minoría sino que la incentiva a negociar y “garantiza un texto para todos y todas”.

Constitución-2-e1579885904992.jpg

23/10/2020

CIPER Académico

El poder emancipatorio de los derechos sociales en una nueva Constitución

El constitucionalista Jaime Bassa examina la ingeniería social de la dictadura y cómo la Constitución de 1980 la lleva adelante a través de la protección de unos derechos y el olvido de otros. Sugiere que este proyecto político se ha mantenido vivo, entre otras cosas, gracias a constitucionalistas que se han negado al reconocimiento constitucional de los derechos sociales. Sostiene que estos derechos tienen un potencial emancipatorio que va más allá de mejorar el acceso a bienes públicos de muchas personas. Una Constitución que incluya derechos sociales permite ordenar de otra manera el poder en la sociedad.

Unidad-Social-exige-igualdad-de-condicio

03/11/2020

El Desconcierto / Opinión

Una Constitución para el pueblo, con el pueblo

Hoy es el tiempo de que este proceso equilibre la balanza, permitiendo que lxs independientes puedan participar como candidatxs a la Convención Constitucional, en las mismas condiciones que los partidos políticos. Sólo así tendremos un órgano constituyente que refleje el pensar de mayorías.

piñera-1200x685.jpg
Una agenda social mezquina que no toca a los generadores del conflicto

Por Frente Cacerola.
Lo ofrecido hasta ahora en diversos anuncios (aun no legislados), son aproximadamente US$ 2 mil millones anuales, es decir 0.75% del PIB. La fórmula propuesta por Piñera hace que la mayor parte de esa carga la financien los mismos que han sufrido las consecuencias de los abusos de los peces gordos...
Y llegaremos a Marzo con un Presidente que no da el ancho en el desafío de construir un Chile más justo, solidario, sordo a las demandas (que en el discurso reconoce) pero que en la práctica quiere resolver con la vieja práctica de la Derecha Chilena: Represión.

 

Letra Chica

Acuerdo por la Paz y Nueva Constitución

Acordado entre gatos y medianoche, el organismo con total descrédito de la Ciudadanía busca una fórmula que trata de salvar parte de la constitución Pinochetista e impedir la soberanía popular...

Letra Chica

Agenda Social de Piñera:  no cambiar absolutamente nada de lo que motivó el estallido social

Una propuesta que transporta la carga de los costos de la Agenda Social a los mismos ciudadanos a los que se los ha estado abusando por años. De tocar a los poderosos, en nada. Los costos de tener un Presidente con conflictos de interés... 

Multimedia

Cómo desenmascarar a las empresas anónimas podría ayudarnos a detener muchísima actividad criminal y corrupción (Video subtitulado en español - ver Configuración)
Pariendo Dignidad: Imperdible
 
Suscríbete a nuestro sitio

¡Gracias por tu mensaje!